20 mar. 2011

Linhhni - El retrato de Liinhhn-i hecho por Fio

     Éste retrato básicamente le salva la vida a alguien, y es pieza central de la historia de LIINHHN-i (Si, a veces lo escribo con "i" y otras con "ii", hay una razón), el objetivo era crear una pieza un tanto distante de mi estilo regular (algo que creo no haber logrado del todo), con técnicas diferentes como "acuarela", y "tinta china", para saber sobre él, lo mejor es leer su importancia en Linhhn-i: Sisterhood.

Publicado, como es costumbre, en NewGrounds como: Linhhn-i - Fio's Lin portrait

Linhhni - Capítulo ?: Sisterhood


Capítulo ?: Sisterhood

Restaurado Imperio Diplomático Méxcio-Tenochtitlan, Distrito Federal
(99.28ºO, 19.34ºN)
01:22 - 23/nov/2010

    El tiempo pasaba despacio mientras Fiorella escuchaba la asombrosa historia de la LIINHHN-i quien continuaba su discurso dejando escapar algunas emociones en su gesto, detalles que su oyente captaba atentamente.
    Por varios años aún a costa de su propio beneficio Fiorella había evitado mentir, una promesa que se guardaba para si y rara vez pregonaba, tal práctica le había enseñado a revelar la mentira ajena con facilidad, por ello no cabía en su asombro al dar crédito a cada palabra de la misteriosa joven ante ella, pues aún cuando toda la aventura narrada desafiaba la realidad, LIINHHN-i era sincera.
    En su narración la joven de alborotado cabello e inusuales ojos ámbar omitía los crudos y más emotivos detalles, el dolor sufrido durante su huida, la descomunal cantidad de muertes que había causado, el pequeño dibujo con que sus padres se habían despedido, detalles que quería conservar para si misma pese a su esbozo de confianza para con la chica residente, recuerdos que no narraba pero que al hacerse presentes conmovían su semblante.
    Fiorella seguía cada detalle de cerca pues quería conectarse con las emociones aún distantes de su interlocutora, cada palabra se adentraba más en la historia queriendo formar parte de ella, cumpliendo más que sólo la promesa que se le había pedido, buscaba la oportunidad, las palabra exactas para entrar en la vida de LIINHHN-i, sin embargo aún cuando el discurso era emotivo y apasionado, no dejaba de ser un soliloquio introspectivo en el que ella meramente estaba presente.
    -Trataron de detenerme incluso con el veneno con que mataron a LIIWHN-i, estuve muy cerca de morir, creo, de no ser que unos lobos me despertaron al caer inconsciente por mis heridas tal vez no estaría aquí pues en apenas una hora después de que salí del Valhalla toda la tundra se había llenado de soldados, haberlos vuelto a enfrentar era un suicidio en campo abierto así que sólo huí alejándome lo más posible de aquel infierno, corrí buscando el mar donde sabía nunca me podrían encontrar, he intentado desde entonces hablar con humanos, pero lo único que he conseguido han sido traiciones...- Se detiene en su narración para mirar fijamente a su anfitriona.
    Con decepción y miedo Fiorella ve desvanecerse el velo de confianza para mostrarle de nuevo a la “cazadora de gatos”, había planeado incluso ofrecerle su amistad a la chica pues se había convencido ya de qué era eso lo mejor que podía ofrecer, lo único quizá, creía haber percibido soledad entre las líneas de la narración, sin embargo todas sus conclusiones parecían derrumbarse ante la imponente mirada ámbar que la arrinconaba, tras los cristales de los lentes sus pupilas cafés rutilaban delatando su nerviosismo.
    -Los humanos son creaturas despreciables que sólo piensan en si mismas, incapaces de mantener un juramento, sucios...- LIINHHN-i se levanta abandonando por completo la confianza antes mostrada, su postura tensa y defensiva. -...traicioneros, es lo único que he recibido de ustedes cada vez que he tratado de hablar-
    Fiorella desconcertada y nerviosa se aferraba fuertemente de las cobijas sobre las que estaba sentada tratando de dar con las palabras para calmar la creciente ira de la otra chica.
    -¿Qué me asegura que tú no lo harás?-
    -Yo quiero ayudarte...para que no tengas que huir más...yo...- Dice la joven e anteojos enfrentando su miedo pausadamente pero sin falsear. -...yo sólo...yo sólo quiero que confíes en mi, quiero ofrecerte mi amistad- Concluye en un arranque de seguridad.
    -¿No entendiste lo que te estoy pidiendo verdad?, no necesito de nadie, sólo busco quien cuente esta historia a la humanidad por que mis padres me lo pidieron- Replica casi amenazadora la extraña.
    -¿Por qué no sólo lo haces tú?- La seguridad de tal pregunta resulta a la oyente indistinguible de arrogancia haciéndola reaccionar furiosa tomando por la ropa a la altura del pecho a su anfitriona y alzándola violentamente de la cama y sobre el suelo manipulando el cuerpo de la chica como si de una muñeca carente de peso se tratara.
    En a penas segundos, la escena casi conmovedora había dado paso a una confrontación enteramente parcial, LIINHHN-i había cortado repentinamente su narración como si recién se percatara de que Fiorella era humana y ocultaba todo rastro de arrepentimiento en su agresividad pues ahora alzaba de la ropa a su aterrada oyente quien no entiende muy bien cómo es que la situación había cambiado tan radicalmente, sin embargo procuraba conservar la calma y no alzar mayor queja.
    -Detente por favor, me estás lastimando, y podríamos despertar a Isis- Murmura Fiorella con voz pujante conteniendo el dolor de su piel prensada por la trenzada tela y manos de su captora.
    -Ojalá no tenga la mala suerte de que eso pase si decido que fue un error confiar en ti sapiens- Sin perder molestia del gesto la cazadora suelta a su víctima quien cae de rodillas sobando su piel machucada.
    -Déjala a ella fuera, ésto es entre tú y yo, y si lo que quieres es evitar dejar cabos sueltos, ¿por qué no sólo me matas y ya?, yo no te pedí que hicieras lo que hiciste- Cediendo finalmente a sus emociones encontradas la joven habitante de la casa expresa en tintes de frustración y rencor.
    En el cuarto aledaño la delgada silueta de Isis se mueve en la oscuridad de la habitación cambiando de lado su postura yaciente, para luego despertar escuchando murmullos desde la alcoba de su amiga, sin embargo, creyéndolo su imaginación intenta dormir de nuevo.
    Hábil bailarina, Isis poseía un carácter alegre y despreocupado, algo rebelde, lo que contrastaba con lo disciplinado y trabajador de Fiorella, sin embargo cuando se conocieron lejos de ser ésto una dificultad, sus diferencias las habrían vuelto muy cercanas pues la joven estudiante de ingeniería admiraba la fuerza y firmeza de carácter de la bailarina quien con facilidad lideraba las charlas en las que participaba, en retribución la chica rubia miraba en la otra alguien en quien confiar ciegamente por su entrega y responsabilidad.
    El desafío de la anfitriona sólo acrecienta la furia del inhumano ser que comienza a tensar sus dientes y puños, sin alzar la mirada o levantarse de su postura derrotada la joven de gafas comienza a temblar visiblemente contrastando por completo con sus antes agresivas palabras, oculto de la amenazadora creatura ante ella el rostro de Fiorella mostraba profundo arrepentimiento por lo dicho, helado sudor recorría su cuerpo, trataba de pensar en cómo retractarse, cómo desdecir aquello que bien podría convertirse en sus últimas palabras.
    LIINHHN-i se llenaba de furia el rostro, quedos gruñidos guturales se escuchaban salir de entre sus expuestos dientes.
    -Me equivoqué...no eres lo que yo creía...sólo fantasee con que te entendía...idealicé...sólo vete...por favor- Dice Fiorella murmurando, su voz retraída y temblorosa hacía evidente su pánico, continuaba sin alzar la mirada creyéndolo una manera de protegerse. -Olvidaré todo, borraré cada memoria...- A penas alcanzando su escritorio desde su postrada posición busca a tientas hasta dar con una hoja de papel que lleva hasta frente si para mostrarla a su agresora.
    En la cara de la hoja, un dibujo detallaba la apariencia de LIINHHN-i fielmente mostrándola balanceándose en cuclillas sobre un barandal, colores tenues sugeridos en acuarela mostraban su ropa, manchas de sangre y tinta más reluciente como sus brillantes ojos amarillos, claramente recordando el instante en que Fiorella la había visto por primera vez.
    Tras mostrar el dibujo a la enfurecida joven, la autora comienza a partir la hoja siendo detenida en un instante por las manos de LIINHHN-i aprisionando las suyas. La anfitriona siente su corazón detenerse y su sangre helarse, estaba aterrorizada, el tremendo sobresalto hace que el cuerpo entero le duela, quería alzar un grito pero su garganta no le responde, balbucea inaudible con los ojos llenos de lágrimas, juraba estar muriendo, confundía su malestar con una imaginaria herida causada por su captora, sus ojos apretadamente cerrados, cada músculo tenso y temblando sin control, continuaba tratando de vocalizar, pero a penas cuales soplidos se le escuchaban palabras.
    -Auxilio...ayuda...por favor...ayúdenme...
    La mujer de ojos ámbar sostenía firmemente las muñecas de de Fiorella, se encontraba hincada con la mirada clavada en el dibujo, atónita, mientras su memoria del último recuerdo de sus padres le arrancaba una lágrima. En aquél entonces los planos del Valhalla que le habían permitido escapar quedaron llenos de sangre y tierra durante su lucha por la libertad, y finalmente húmedos por la nieve se perdieron para siempre en una amorfa plasta guinda y marrón, el dolor causado por darse cuenta de tal pérdida le habría hecho gritar con furia suficiente para ahuyentar a las aves de árboles en kilómetros a la redonda en un último ardid antes de que su ultrajado cuerpo cediera a las incontables heridas.
    Fiorella no era una dibujante profesional, sin embargo su fanatismo por las historias de ciencia ficción la había hecho tomar el dibujo como pasatiempo, llevaba algunos años haciéndolo lo que le había dado habilidad basada en la práctica, su técnica aún cuando improvisada daba resultados limpios y estéticos fácilmente confundidos con trabajos de alguien hábil por profesión. Rara vez ponía tanto empeño en una obra como en aquella que ahora pretendía destruir, en los días transcurridos en la ausencia de la “cazadora de gatos” su mente había creado decenas de historias que se plasmaban en sus trazos, había tratado de explicarse quién era aquella misteriosa mujer de las formas más sensatas hasta las más barrocas y ficticias, acercándose incluso en alguna de ellas un poco a la verdad, por ello de entre los varios dibujos regados en su escritorio y adheridos a las paredes aquél resaltaba tanto por los colores como por la perfección estética en él aun cuando se encontraba notablemente inconcluso.
    LIINHHN-i repasa en su mente cada palabra dicha, está segura de no haber narrado detalle alguno al respecto del dibujo con que su padre había firmado su último legado, su pulso se acelera, un vivo sentimiento cambia sus discretas lágrimas en abundante llanto que no puede controlar mientras sus brillantes pupilas recorren cada trazo en el papel, sus reflejos sobre humanos le habían permitido impedir daño alguno al dibujo aun cuando la dueña ya había roto parte de la hoja. Su reacción distaba de haber sido consiente pues ella misma se preguntaba por qué había hecho tal cosa, por qué había reaccionado como si se tratara del mismo dibujo perdido años atrás, pues para ella aquél fragmento de papel recibido de su padre se había convertido en su más valioso tesoro al grado incluso de haberlo defendido a costa de varias de las más severas heridas recibidas durante su huida, trata pero es incapaz de recuperar la frialdad, el control de sus sentimientos forjado a lo largo de años de travesía parecía desaparecer bajo una marea incontrolable de emociones que no puede si quiera ordenar.
    La respiración de Fiorella era audible y dolorosa, agitada y forzada, nunca en su vida había sentido tanto miedo, creía estar severamente lastimada, no podía siquiera abrir los ojos, lloraba desconsolada entre gemidos, pasan segundos que para ella son eternos antes de que resuelva mirar de nuevo, para su sorpresa estaba intacta, mira rápidamente su cuerpo sin alzar la vista, busca sensibilidad en sus extremidades moviéndolas ligeramente, levanta su rostro al percatarse de lo que realmente ocurría, sus manos aprisionadas con fuerza tal que no podía moverlas, sin embargo no sufrian de ningún daño. La hoja de papel ante ella le impedía ver la cara de LIINHHN-i, pero podía escucharla llorando, tras un par de intentos por liberarse suelta el papel a lo que la otra chica reacciona soltándole las muñecas para atrapar la hoja en el aire. En una reacción tan ágil como le es posible Fiorella se impulsa con manos y piernas para alejarse de la mujer de ojos ámbar quedando así con la espalda pegada en el pequeño rincón entre la puerta de su cuarto y el armario.
    LIINHHN-i no presta ninguna atención a la anfitriona, no aparta la mirada del dibujo, mientras Fiorella la observa tratando de tranquilizarse, el llanto de la joven de revuelta cabellera crece volviéndose conmovedor y perfectamente humano, sus lamentos fuertes y dolorosos.
    Isis, quien aún no conciliaba el sueño escucha aquél desconsolado berreo y decide salir a preguntar por su amiga.
    -¿Fio?- Pregunta desde afuera la preocupada chica mientras toca un par de veces la puerta. -¿Estás bien?-
    Las preguntas y los sonidos en la puerta sacan a Fiorella de su contemplación silenciosa haciéndola reaccionar como buscando algo en sus alrededores.
    Al no recibir respuesta y sin embargo seguir escuchando lamentos desde el interior Isis decide abrir la puerta que es rápidamente atrancada por la pierna y brazo de la arrinconada joven sin decir palabra, creyendo lo peor al escuchar el llanto lejos de la puerta atorada la bailarina empuja fuerte y repentinamente la puerta haciendo gala de su entrenada fuerza física que termina venciendo estrellando con cierta violencia la puerta en el cuerpo y rostro de quien la hubiera intentado detener.
    Una mujer desconocida lloraba desconsolada con la frente sobre el suelo casi a la mitad de la amplia habitación, la cama y el escritorio vacíos, sin embargo antes de que Isis pudiera llegar a cualquier conclusión la puerta la empuja un poco atrayendo su atención hacia detrás de ella donde observa a Fiorella cubriéndose la cara.
    -¿Qué pasó?- Se apresura la joven rubia a entrar por completo e hincarse frente a su amiga quien desubicada de apoco se descubre mostrando su nariz sangrando. -¿Estás bien Fio?, ¿qué sucedió?...- Cuestiona la recién llegada recordando de pronto la otra presencia dirigiéndole a ésta una mirada de enojo -¿Quién es ésa?...¡¿quién eres?! ¡¿qué haces aquí?!-
    Ni la entrada intempestiva, ni las agresivas preguntas hacen reaccionar a la extraña quien poco a poco va silenciando sus lamentos.
    -Tranquila Isis...- Murmura Fiorella volviendo a la calma. -No pasa nada malo, ella...dirige una mirada triste a la chica ante ambas. -...sólo está de paso por aquí, es una conocida, lamento haberte asustado, pero creo que estamos a mano con el portazo que me acabas de dar- Continúa mientras aleja y acerca un par de veces su mano de su nariz.
    -Lo siento muchísimo Fio, de verdad, yo creí...- Se levanta la joven y corre fuera del cuarto hacia el baño.
    -Ya te demostré que no hablaré, ahora lárgate, si quieres hacerle daño a alguien que sea a mi, pero no hoy, no con Isis cerca que ella no tiene la culpa de nada- Exclama la joven de gafas aprovechando la ausencia de la otra habitante de la casa, su gesto lleno de enojo.
    -Entiendo, ¿puedo quedarme con el dibujo?- Responde LIINHHN-i en voz triste mientras se levanta.
    -No me importa, haz lo que quieras con él-
    -Juré que sólo mataría para comer, puedes estar tranquila...- Dice la cabizbaja joven dirigiéndose a la puerta del balcón. -...tú, rubia...- Exclama justo cuando Isis entra al cuarto sin quitar su mirada del dibujo. -...cuida mucho de ella, que quizá es el único humano que merece ser llamado animal, incluso más que yo-
    Mientras habla la misteriosa chica abre la puerta, su anfitriona, pierde todo enojo con las palabras que escucha y la mira con tristeza, recuerda todo aquello que había pensado durante la noche, reflexiona y se reprocha haber sido vencida por sus emociones.
    -Espera- Se levanta Fiorella tomando de la mano de Isis el papel que habría traído para limpiar la sangre de su rostro y manos. -Quédate...-
    Isis observa silenciosa tratando de comprender lo que ocurría, Fiorella miraba firmemente a a LIINHHN-i quién regresaba una mira de desconcierto y asombro.
    -¿Por qué dices eso?- Aun con su grave timbre de voz, esas palabras habían sonado delicadas, incluso frágiles, LIINHHN-i preguntaba mientras recordaba todo lo ocurrido en aquella habitación.
    -¿Qué más razón necesitas si te lo está pidiendo tu amiga?- Interviene Isis. -Todas lloramos a veces, si fue algo que dijo Fio, ya te acostumbrarás, es horriblemente sarcástica, y que te pida que te quedes es una disculpa, ¿no?- Continua con ligereza, casi bromeando.
    La joven extraña le dirige a ambas una mirada de sorpresa, y luego sale corriendo por la puerta que recién había abierto.
    Isis trata de avanzar hacía la puerta pero Fiorella la detiene poniéndole la mano en el hombro.