29 dic. 2010

Diez años más tarde y Diana en la fuente.

    Hace diez años que empecé a dibujar (Literalmente; antes de eso solicitaba ayuda de la familia para hacer trabajos escolares, lo que no me enorgullece del todo pero es la inevitable verdad) originalmente como una pérdida más de tiempo y distracción de este extraño mundo que no acabo de resolver; sin embargo con el paso de los años se ha vuelto una de las actividades de mayor importancia en mi vida, al grado que de a ratos pienso que podría dejar mi carrera de IT para dedicarme enteramente a las artes, sin embargo tambien disfruto mi carrera por lo que esos pensamientos se limitan a mis momentos emo :3.

    El dibujo en parte me atrajo a algunos de los mejores amigos que he tenido, y me une profundamente con ellos pues esos diez años son una construcción, los cimientos de lo que espero sea un proyecto exitoso en un futuro cercano, de alguna manera celebrando esos 10 años me avoqué enteramente a un dibujo que reuniera todo lo que he aprendido en ese trayecto, en el que alguna vez dibujé hasta 5 piezas diarias, y ahora se limita a quizá un par por semana debido a la carga laboral.

    Sin embargo, no lo he dejado, y me reuso a perder la práctica pues me he convencido de que soy bueno para ello e incluso que puedo mejorar y alcanzar ciertas metas que me he puesto y llevan varios años en mi lista de pendientes.    Por todo lo anterior pretendo tomar con más seriedad la parte del dibujo de ahora en adelante, estamos cerca del Fuego Nuevo (...y del Nuevo Sol/Fin del Mundo según los Mayas) así que es buen momento para hacer propósitos, no puedo escapar de la realidad de que hay que trabajar para mantener un estándar adecuado de vida, por lo que no podré pronto volver al ritmo de producción de mis años mosos, sin embargo, 12 dibujos al año como el que se muestra al final ya basta para un calendario, eso es bueno, ¿no?

    De entre los diversos géneros de dibujo, siempre ha sido mi preferido el arte del Sol Naciente, el anime/manga, por esa constante búsqueda por decir lo más con los menos trazos, de ahí que mis modelos de perfección gráfica sean en su mayoría autores de esos géneros como Yukito Kishiro y CLAMP, sin embargo tambien tengo un amor ferviente hacia mis raices mexicanas, por lo que trato de plasmarlo en mis dibujos, trazando fuertes y definidas narices y labios, piel de color canela en vez del blanco-nieve que se generaliza en el ánime/manga (hasta el hecho en otras tierras que no sean del Lejano Oriente), el cabello rizado u ondulado, ojos de tonos oscuros; aunque colores como el azul profundo no son precisamente una característica de mi raza si son simbolismos que me gusta utilizar en mis historias.

    Por todo lo anterior trato siempre de hacer una fusión entre el mencionado arte y el folklore de mi México lindo y querido.

    Un mes de trabajo en los ratos libres, mucho esfuerzo e imaginación (...juro que estoy mentalmente exausto :3 ) así como improvisación en técnicas de color dan como resultado la que quiero mencionar como joya de la corona hasta la fecha, mi obra maestra; que espero sea el inicio de una nueva etapa de mejora y crecimiento pues hay muchos objetivos por cumplir en el corto plazo.

   Mi trabajo está hecho puramente en Inkscape, pues siempre ha sido mi herramienta por elección dado que estoy completamente en contra de la piratería y pues no podía pagar (...ni quería) productos de Adobe por allá en mi juventud, y ahora ya estoy muy a gusto como para retroceder hacia el mundo de los monopolios de software, además de un convencional mouse (...de lo que quizá un día un doctor me haga arrepentirme diagnosticándome artritis en el futuro XD ) y muy recientemente una tablet, que llegó un tanto tarde para mi dibujo conmemorativo pues sólo llegó a ayudar un poco con detalles de la ropa y elemntos del fondo.

    El objetivo con esta última pieza era crear una fusión lo mejor lograda posible, así como una indumentaria folklórica juvenil y moderna, elegante pero un poco estrfalaria, poner cuanto símbolo mexica fuera posible sin perder ligereza.

    Es así, entonces, que he aquí Diana, la mujer de mis sueños, sentada en una fuente, con la intención de plasmar su personalidad en su gesto y pose, que la mirada valga el trabajo de su trazo transmitiendo la sensasión que a mi me trae, cantar Cielito Lindo.


Para participar en las opiniones y críticas ir a
os agradeceré califiquen el trabajo, para bien o mal pero con seguridad.