16 oct. 2011

Las prioridades de dios

    Mientras pensaba en las decenas de discusiones que he tenido con respecto a la inexistencia de dios, me percaté de un argumento que si bien no concluye la discusión, si destruye una de las evasivas más comunes que suele utilizar un creyente para escapar del cuestionamiento: "Dios no hace nada por que tú creas pues está ocupado en cosas más importantes, no te creas la gran cosa" dicen palabras más palabras menos, pero ciertamente es una constante en particular entre los creyentes de menor nivel cultural y por lo tanto bastante más desarmados para un debate real al respecto de teología, y sin emargo también suelen ser los que más frecuentemente los inician.

    Hace ya algunos años que me di cuenta de que es posible probar la existencia de lo que sea, sin embargo no es posible probar la inexistencia, ya que un concepto por absurdo que sea, no puede demostrarse completamente imposible en un universo tan basto de eventos como es el nuestro, dudo incluso que la gran teoría física unificada desaliente a los devotos cuando esté completa y demuestre el origen y desarrollo puramente físico del universo.

    Por lo tanto el debate sobre la existencia de dios está muy lejos de llegar a su fin, por ello es bueno para la minoría racional armarse de buenos argumentos para inspirar al devoto inteligente a reflexionar o para destruir al fanático por puro deporte.

    En fin, la situación sobre el argumento antes planteado es que no es si quiera un buen argumento pues suele ser un acto desesperado por concluir, así que la respuesta debe ser agresiva y determinante, para variar, usando los propios términos del devoto en su contra:

    - Si dios es todopoderoso y eterno, significa que aunque tú (fánatico) no lo entiendas, él, de existir, podría hacer todo en un instante, de hecho al ser creador del tiempo yo pensaría que él vive fuera de éste, así que si existiera, "buscar el tiempo" para castigarme por mi ateismo no sería necesario pues para un ser que puede hacerlo todo y está más allá del tiempo no podrían de ninguna manera existir prioridades. Le daría igual "atender una gran guerra santa" que a un pequeño hereje, no tendría más importancia recompenzarte a ti por tu fe que castigarme a mi por mi herejía o despojar a las serpientes de todo el mundo de patas por puro berrinche. El dios que me describes es un ser limitado en poder y alcance y tiempo, por lo tanto no omnipotente, me describes al dios que poco a poco con más descubrimientos de la naturaleza del universo ha perdido poder y se atrinchera desesperado en las incógnitas que quedan, que de a poco se extingue y que si bien no puedo probar su inexistencia, por meras matemáticas te puedo decir que dios tiende a cero en la concepción de los creyentes y equivale a cero en la concepción de alguien con prioridades verdaderamente importantes.